DERROTA Y APRENDIZAJE

La Selección de Costa Rica que se prepara para los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, tuvo un fogueo de lujo ante la Universidad de Oberlin, Japón, en el Parque de pelota Antonio Escarré.

Si bien es cierto el resultado favoreció a los nipones por 8-0 la escuadra patria aprovechó el encuentro para medir su nivel y corregir errores en este camino hacia el inicio del ciclo olímpico.

La novena tica presentó un cuadro bastante joven iniciando por su pitcher abridor Oliver Peña de Upala con apenas 17 años. El arranque no fue fácil ya que los nipones conectaron en el primer inning tres carreras y obligaron al novel pelotero nacional a tomar aire, confiar en sí mismo en la lomita y ajustar su lanzamiento. Peña se mantuvo durante cinco inning y luego fue relevado por Rubén Rojas. El dogout tricolor aprovechó también para probar a toda su artillería de lanzadores y desfilaron por el montículo hombres como Julián Bustos, Mayron Estrada, entre otros.

“Fue un lindo partido, nos ayudó bastante y quedó claro que debo mejorar y tener más confianza en sí mismo, pero sé que los partidos van dando esa experiencia”, sentenció Peña.

En ofensiva la Selección no tuvo una buena jornada, conectó poco, los pitchers japoneses controlaron muy bien cualquier reacción nacional. Se notó el esfuerzo de los seleccionados, pero la experiencia del contrario se impuso.

“El proceso va por buen camino, tenemos mucha juventud, eso es bueno porque se va adquiriendo experiencia con este tipo de partidos”, apuntó Julián Hernández.

Las carreras de Oberlin cayeron tres en la primera entrada, dos en la cuarta, una en la quinta y dos en la sétima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *