DON GORDON Y SU BÉISBOL DEDICADO A DIOS

don gordon 3

15 minutos antes de pisar los jardines del Parque Escarré Don Gordon y su equipo de trabajo de Score Internacional tomaron asiento en uno de los dogouts y leyeron un mensaje bíblico para preparar su mensaje y traducirlo en la enseñanza del juego.

A través del béisbol encontraron el instrumento perfecto para acercar a muchos a la paz de Dios. Ya en el campo se toparon con chicos de 6 a 15 años de edad deseosos de tocar una pelota y un bate.

El ex pelotero de Grandes Ligas de finales de los 80 aprovechó el momento para charlar con los niños de lo importante que es tener a Dios en su corazón y luego desarrollar todo el potencial para la práctica de este deporte. Inculcó en los niños valores que deben traducirse más allá del juego. Aportó que para llegar a ser un buen pelotero se necesita tener una vida ordenada y cerca de Jesucristo.

“He visto una gran actitud de los chicos, me sorprende su disciplina pese a su corta edad, me han dado un gran recibimiento, he visto potencial en estos niños y tienen una gran oportunidad de desarrollarse”, manifestó Gordon, quien vistió camiseta, gorra y pantalón largo de los Azulejos de Toronto, uno de los equipos que militó en sus tiempos mozos como beisbolista profesional. También lo hizo en los Indios de Cleveland, ambos como pitcher relevista.

Los niños recibieron toda una instrucción de los fundamentos del béisbol desde como atrapar la pelota y lanzarla, además de las técnicas de bateo. El campo de juego lució en excelentes condiciones, según la opinión del propio ex pelotero.

“Yo he venido a Costa Rica unas 20 veces, tengo más de diez años dando clínicas y no había visto tan bien este terreno de juego, la verdad que le han puesto mucho cariño al cuido”, apuntó Gordon, nacido en New York en 1959.

Gordon reconoció que en su vida como profesional tuvo momentos donde se alejó de Dios.

“El béisbol era mi Dios, siempre respeté a Jesucristo, pero de alguna manera lo mantuve lejos de mí. Notaba como mis compañeros de equipo que sí conocían a Jesús tenían paz en las altas y bajas del béisbol y en las adversidades de la vida. Aun cuando jugaba béisbol me arrepentí y le entregué mi vida a Jesucristo”.

Gordon finalizó con la esperanza de que todos estos chicos lleguen a ser grandes peloteros y personas.

Las clínicas con Don Gordon continúan este miércoles a la 1 pm con las Academias de Titanes y Sabana y el jueves en el Polideportivo de Santo Domingo con la Asociación de Béisbol de la localidad.

Estas clínicas se dan gracias al contacto del coach Jorge Delgado y de la Federación Costarricense de Béisbol.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *