El manager ganador

 Jorge Delgado

En que consiste ser un manager ganador
POR:  Jorge Delgado
Major League Baseball instructor
MLB icon
Especial para fcbeisbol.org
                                                                                           Descargar PDF

El año pasado coincidí en el aeropuerto de Sao Pablo con la familia Varela de Panamá, propietarios del equipo de Herrera campeón de ese año del béisbol de su país. Estaban muy contentos y el diputado José Luís Varela, me comentaba muy gozoso que “no hay nada mejor que quedar campeón” y yo jocosamente le contesté que “sí” y ante la mirada de asombro de él le respondí, “volver a quedar campeón”.  Reflexionando sobre esto llegué a la conclusión de que en realidad sí existía algo mejor que GANAR y es MERECERLO.

Hay muchas formas de ganar, de hecho se puede lograr un campeonato sobre el lomo de los jugadores, viendo como estos se esfuerzan por conseguir un título para saciar el ego de un entrenador, que ni siquiera se ensució el uniforme. Es posible que se diera la situación de que en algunos casos, el entrenador perdedor esté moralmente en mejor condición de festejar su segundo lugar por el cual trabajó fuertemente , que el mismo entrenador campeón. 

No estamos sugiriendo que ganar carezca de importancia. Ganar o más exactamente, esforzarse por ganar es esencial para la noble competencia. Practicar deporte sin esforzarse por ganar es ser un competidor fraudulento dice Michael Novak en Joy of Sports.

‘‘Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucho legítimamente. ’’
  II Timoteo 2:5 (la Biblia)

‘‘Ganar no lo es todo, es lo único’’, dice Vince Lombardi, o al menos así nos lo cuentan. En realidad, Lombardi no dice exactamente eso, pero es como lo interpreta el reportero.
Lo que Lombardi dijo en realidad fue ‘‘Ganar no lo es todo, pero esforzarse por ganar sí lo es’’. Esta afirmación refleja con mayor exactitud la filosofía del entrenamiento.

 Parece que las malas interpretaciones nos han privado de lo más rico de los mensajes, sino veamos otro caso; seguramente ustedes han escuchado aquello de ‘’Lo importante no es ganar sino participar’’. Estas son palabras que siempre se mencionan en boca de Pierre de Coubertein, fundador de los Juegos Olímpicos modernos y al respecto vale la pena realizar dos precisiones:

      1. Que estas palabras fueron dichas por un sacerdote que oficiaba, durante los juegos olímpicos en Londres en 1908.

      2. La segunda precisión es que la indicada frase es parte de una idea y que por lo tanto no debe expresarse sino en su conjunto, pues de otra manera pierde su verdadero mensaje. La frase completa es:

‘’ Lo importante no es ganar sino participar, lo principal en la vida no está en el triunfo sino en la lucha, la esencia no es haber dominado sino haber combatido bien. Difundir estos conceptos es crear una humanidad no sólo más fuerte y más valiente, sino sobre todo más escrupulosa y más generosa.’’  

Veamos como desde los tiempos bíblicos, pasando por las primeras ediciones de los juegos olímpicos hasta el deporte moderno, los grandes filósofos del deporte, si cabe la expresión, enfatizan en el esfuerzo más que en la misma victoria.

¿Carece acaso de sentido que el énfasis en el triunfo no repose en el triunfo propiamente dicho, sino en el esfuerzo por conseguirlo? Es la persecución de la victoria, el sueño de alcanzar la meta más que la meta por sí misma, lo que brinda el placer del deporte. Muchos atletas destacados admiten que sus mejores recuerdos del deporte no son las victorias, sino los meses de preparación, de anticipación y de autorrealización antes y durante la competición.

‘‘La pregunta no es que ganaste, sino, cuanto te esforzaste por conseguirlo. ’’
J.Delgado

Cuando se mantiene la victoria en perspectiva, hay lugar para la diversión en la búsqueda del triunfo, o, dicho más exactamente, la búsqueda del triunfo es la esencia de la diversión.

Cuando en el 2005 los Chicago White Sox ganaron la serie mundial  nunca se había visto un equipo celebrar en la forma que lo hicieron, incluso rompieron con la tradición de solo recibir el trofeo en el clubhouse y quedarse celebrando allí, sino con gran euforia salieron al terreno a celebrar el campeonato con sus fanáticos a los cuales incluso les permitieron tocar el galardón mientras corrían alrededor del campo al mejor estilo del campeonato mundial de fútbol y otros bailaban sobre el techo del dogout al mismo tiempo que bañaban a sus aficionados con champagne.  Ahora ¿porque tanta euforia?  No cabe duda que fue un título con sabor a sangre, sudor y lágrimas. Trabajaron sin escatimar esfuerzos y con la crítica totalmente en contra ya que ninguno de los pronósticos ni siquiera les daba como ganadores del comodín, los 19 críticos más importantes de ESPN, ninguno ni siquiera los mencionó en sus predicciones. Moraleja: Que bien sabe celebrar cuando lo obtenido nos ha costado trabajo a pesar de la indiferencia de los demás 

Como mencionábamos en otro artículo, es imposible que el entrenador logre engañar a sus jugadores. Ante la pregunta  ¿Para  quién preferiría jugar?:

  Para un entrenador que sólo se dedique a buscar dinero y jugadores para tener como única labor hacer el line-up y subsistir de las rentas durante el campeonato.

  Para un individuo que le sacará lo mejor de cada pelotero con esfuerzo y trabajo.

 Desde luego que todos los peloteros preferirían lo segundo, aunque por necesidad muchas veces tengan que jugar para el primero por los beneficios extradeportivos que ofrece.

Recuerde, nada substituye al trabajo fuerte, sea aplicado y sus jugadores le seguirán su ejemplo, lleve a su equipo a dar lo mejor que tenga y no se lamente luego para no llorar como cobardes lo que no supimos defender valientemente, lo mejor es anticiparse y trabajar con ahínco.

‘‘El que trabajare intensamente y con lo mejor de sí, aunque pierda, vencerá’’
J.Delgado.

Sea un manager ganador, gane el respeto de sus jugadores, gane prestigio como entrenador esforzado, gane la credibilidad de los que miran su  trabajo , gane la admiración de su oponente, pero sobre todo, gánese a sí mismo siendo cada día mejor y por supuesto gane campeonatos que normalmente son el fruto de un trabajo honesto.

Este artículo lo he dedicado a mi mentor de la adolescencia Francisco ‘’Paco” Vargas por haberme enseñado con su ejemplo, la importancia de la dedicación y esfuerzo, valores que han sido de mucha utilidad en mi carrera como entrenador para desarrollar un jugador.

Gustosamente escucharemos comentarios y atenderemos consultas solo al correo electrónico  jdelgado@fcbeisbol.org  , donde estaremos para servirles.

Bendiciones y mucho éxito.

 Descargar Archivo en Formato PDF

Sé el primero en comentar en «El manager ganador»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*