Marco Mendoza: una mezcla de ciencia y deporte

“Vivir la experiencia del aprendizaje”, es el lema con el que predica el mexicano Marco Antonio Mendoza cuando entra en acción en el aula y en el diamante. Con su visita al país pretende que este mensaje quede grabado en la mente de cada uno de los entrenadores formadores de nuevos talentos.
Desde los 6 años de edad su padre lo llevaba a ver béisbol como si fuera a misa de domingo, pues según cuenta, en Culiacán, Sinaloa, el deporte de la pelota chica llegó a ser como una religión.
En otrora solo se hablaba de bate y pelota, pero con el pasar de los años también le han abierto los brazos al fútbol máxime que hoy día tienen como técnico del equipo de fútbol al mítico Diego Armando Maradona.

“Provengo de una región beisbolera ciento por ciento, ahí está el equipo de los Tomateros de la Liga Invernal, pero también del equipo de Maradona en fútbol. Juego desde pequeño gracias a que mi padre me inculcó el béisbol. Pasé por ligas de mi comunidad, luego en selecciones estatales, formé parte de selecciones nacionales, fui a dos mundiales, centroamericanos y jugué profesionalmente en Nicaragua, Colombia y fui firmado por los Dodgers de los Ángeles, ahí estuve en diferentes sucursales hasta que me lesioné el hombro”, recordó Mendoza.
Fuera del diamante se convirtió en un apasionado de la psicología, fue pasante de la Universidad Autónoma de Sinaloa y dedicó parte de su trabajo a combinar el deporte con la ciencia.
“Tenía esa inquietud de trabajar la mente, estuve en un correccional de menores haciendo investigaciones sobre el impacto del deporte en las vidas de los jóvenes, empecé a aplicar programas deportivos en personas de riesgo social y luego fui invitado por el gobierno local para elaborar programas de seguridad pública en áreas sociales”, comentó.
En sus viajes, Mendoza no puede olvidar dos cosas: “mi vocina porque soy enamorado de la música y los libros que no necesariamente son de béisbol sino más bien de crecimiento y desarrollo personal y liderazgo”.
Indicó en tono de broma que a cada país que va le encantaría compartir un tequila, sin embargo, “soy muy malo para eso, me hace daño, no puedo tomarme un tequila”.
Marco Mendoza es un hombre que cree en la detección de talentos, su razón de ser en la MLB.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *