¡María Bermúdez: la dama que estuvo siempre ahí para gritar playball desde la grada!

El béisbol tico vuelve a estar de luto, partió a la Casa del Señor una apasionada de nuestro deporte, que no se perdía ni un solo partido desde la grada para apoyar a sus hijos y hermanos que históricamente han dedicado su alma, vida y corazón al diamante.


Gracias María de los Ángeles Bermúdez Castro por cada grito de apoyo para tus hijos, tus hermanos, para todo el béisbol, no cabe duda que ella vivió fuera del diamante grandes momentos observando cada batazo, cada corrida y cada celebración por una carrera o un out.


Doña María falleció a causa de un cáncer, pero vivirá en la memoria de muchos jugadores que la vieron siempre ahí con la fanaticada. Sus apellidos son de principio a fin muy beisboleros, hermana de grandes jugadores como Marco “Cheken” Bermúdez, Manuel “Cuco” Bermúdez, Carlos “Tavito” Bermúdez y Liliana Bermúdez otra gran seguidora y madrina de equipos; por el lado de los Castro familiar de Mario Castro y Luis Castro.


Madre de Edwin y Cristian Salas, ambos entrenadores de la Academia Titanes de Desamparados y de Marco Salas pitcher de San Francisco.


“Le diagnosticaron hace más de seis meses un cáncer, realmente tenía mucho dolor, la Clínica la alivió un poco, pero no merecía seguir así, bendito sea el Cielo por la misericordia y ya descansó”, comentó Edwin Salas Bermúdez, quien añadió que su madre pasó medio siglo apoyando desde la grada y vivió con pasión este deporte.


“La familia de ella nació con el deporte de la pelota chica, prácticamente podemos decir que su patio era el Parque Antonio Escarré, ella siempre fue a ver a sus hermanos y siguió con esa tradición con sus hijos. Nunca vamos a olvidar cuando gritaba ‘vamos Cristian’, ‘vamos Negrito (Edwin)’, nos va a hacer mucha falta porque ahí se juntaba con otras mujeres como doña Marielos Aymerich y Cecilia Michel”.


Como anécdota Edwin comentó que “un día recibí un pelotazo en la cara y caí casi inconsciente y solo escuchaba a mi mamá donde decía ‘Mi hijo, hijo, y ahí es donde uno ve como sufre también una madre”.


Más de 40 años viendo béisbol la hacen merecedora de ser una dama comprometida con el deporte y hoy lloramos su partida.

Sé el primero en comentar en «¡María Bermúdez: la dama que estuvo siempre ahí para gritar playball desde la grada!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*